Cuáles son las profesiones que exige la revolución digital

Algunos expertos han interpretado el nuevo enfoque del sector manufacturero, como la nueva forma para hacer que “las máquinas bailen con nosotros”, lo cual se orienta a mejorar muchos procesos de la industria tradicional, mediante la digitalización.

Se dice que el 65% de la actual generación del milenio trabajará sobre productos manufacturados que todavía hoy no se conocen. De ahí que un grupo de cerca de 100 especialistas se haya dedicado en el último año a perfilar los puestos de la próxima etapa industrial, encontrando por lo menos 165 roles o tareas, sobre los cuales deberían centrarse las plantas de personal de empresas grandes y pequeñas.

Los diferentes frentes de trabajo deberán ser desempeñados en su mayor parte por profesionales, y liderados por una variedad de gerentes en múltiples campos. Se habla, por ejemplo, de gerentes de redes de suministros, científicos de data, gerentes de programación de manufacturas, oficiales digitales, instructores, curadores de conocimiento, desarrolladores de aplicaciones, expertos en seguridad cibernética y directores de ética digital.

El ambicioso trabajo ha estado a cargo del Instituto de Diseño y Manufactura Digital, la empresa especializada en recursos humanos del Grupo Manpower, con el respaldo del centro de aceleración de la innovación UI Labs, de Chicago, a cuyo alrededor se han congregado universidades, empresas privadas y el Gobierno, este último representado por el Departamento de Defensa, y que ha aportado buena parte de los recursos de investigación.

Entre las compañías que participaron en la elaboración de la lista de tareas de la futura industria y de los perfiles de las personas que deberán realizar las novedosas funciones, se cuentan varias de las más grandes del mundo como General Electric, Siemens, John Deer, Rolls-Royce, Dow Química, Stanley Black and Decker, Procter and Gamble, Mitutoyo American Corporation, y Lockheed Martin. Entre los centros académicos, figuran las universidades de Purdue, Buffalo, Wayne State, Ausburn y el Instituto de Investigación Aplicada de Illinois. Igualmente aparecen varias firmas consultoras.

NUEVO MODELO

Según el nuevo enfoque, el modelo exige en relación con las 165 tareas, el desempeño de 24 especialistas, 84 profesionales, 30 ingenieros y 24 cargos gerenciales y 3 de nivel técnico, entre los que se cuentan desde programadores de software hasta Ph. D en matemáticas.

El modelo cuenta así mismo con una medida que le indica el nivel de retorno que tendrá la empresa al hacer la conversión de un determinado proceso a una aplicación digital, de manera parcial o completa. De ahí, que las empresas, según su tamaño, tengan la flexibilidad de cambiar lo que más les convenga. En unos casos, algunas de su nacimiento ya traen alguna experiencia digital, otras no. En algunas ocasiones un empleado podrá cumplir una o varias de las tareas previamente definidas.

El otro aspecto fundamental que señalan, se refiere a la exigencia que tendrán las escuelas de formación superior para formar los profesionales que empujarán las fábricas del futuro. El esquema planteado será sin duda una guía para la formación del recurso humano, que ayuda a cerrar la brecha de habilidades frente a los trabajos avanzados.

Al respecto, el director de Servicios de Aprendizaje Técnico de Siemens, Gail Norris, sostuvo que “el análisis hecho sobre la fuerza laboral ofrece una visión de nuevos papeles y habilidades emocionantes y necesarios para avanzar en la fabricación estadounidense”.

Por su parte, la directora del centro UI Labs, Caralynn Nowisnski, estimó que “los nuevos roles que hemos identificado ayudarán a preparar a los trabajadores estadounidenses para el cambio tecnológico que está en marcha, proporcionando puestos de trabajo atractivos y bien pagados para la próxima generación de fabricantes”.

Esto que está ocurriendo es un indicador de que la industria manufacturera no está muriendo como se ha insinuado en algunos sectores, se afirmó. Es un reto al que están enfrentadas 250 mil plantas industriales en este país.

“Al mapear las funciones digitales y las habilidades del futuro, nuestra investigación les ayudara a las empresas y a las escuelas a mejorar la fuerza de trabajo actual de la manufactura, para trabajos conectados y más inteligentes”, agregó de otro lado el presidente del Grupo Manpower, Jonas Prizing.

EL NUEVO ESQUEMA PLANTEA 24 TAREAS DE LIDERAZGO

El concepto de la empresa manufacturera digitalizada se refiere a aquellas fábricas que aprovechan al máximo los datos, para producir artículos más avanzados e innovadores, mediante el diseño digital, la simulación, y los aditivos, aprovechando nuevos materiales y procesos, con máquinas interconectadas. El objetivo específico es seguir el producto en todo su ciclo de vida, en su papel con el mercado y con el cliente. 

El grupo de trabajo definió siete grandes áreas de conocimiento, que son la plataforma para formar la nueva fuerza laboral que llevará a la industria de su momento actual hacia la siguiente generación de manufacturas. Dichas áreas corresponden a la empresa en su conjunto, la conexión digital, la digitalización de diseño, manufactura, producto, red de suministro y un sistema de administración que los cruza a todos.

Según ellos, el meollo del asunto y el aspecto más complicado es transformar el talento, más que las máquinas. Uno de los puntos clave es la nueva opinión de los líderes para cambiar las formas de fabricar productos y estructurar el recurso humano.

Se trata de la necesidad de hacer converger el esfuerzo del científico con el ingeniero electromecánico con el trabajador multifuncional.

El esquema planteado contempla un total de 24 tareas de liderazgo, identificadas bajo el título de líder, ejecutivo o gerente. Los mismos deberán poseer una visión de avanzada para orientar la fabricación digital y con grandes responsabilidades a nivel interno y externo.

Los mismos conjugan cualidades como la visión para movilizar la transformación de la empresa, en medio de la incertidumbre, facilitando la colaboración entre personas, máquinas y datos.

Deben tener la capacidad para manejar cada vez más datos, sin parar la producción o como se suele decir “manejando el avión mientras lo construye”. Diversificar y fomentar las ideas creativas, y decididos a cambiar estructuras de equipos, socios y clientes.

Y, finalmente, poseer la fuerza de transformar la organización, la cultura y los modelos de negocio.

PROVEEDORES

Poner a toda la cadena de proveedores de un sector industrial, por ejemplo, el aeronáutico, en una misma línea de estándares y eficiencia es una práctica descomunal. Ese es precisamente uno de los frentes de trabajo de los asociados a UI Labs.

Empresas especializadas en simulación, como es el caso de Rescale, ofrecen la posibilidad de un marco confiable de intercambio de datos para toda la cadena de suministro, optimizando procesos y compartiendo soluciones, para beneficio propio y del gran fabricante. Este tipo de servicio es conocido como Digital Manufacturing Commons (DMC), mediante el cual se enlazan personas, datos y herramientas,asegurando mayor competitividad para un sector en su conjunto, explicó el vicepresidente de la firma, Jonathan Oakley.

Fuente: portafolio.co